Robot colaborativo en inyección de plástico

El siguiente proyecto se realizó para integrar a un robot colaborativo en una línea de inyección de plástico.  Normalmente la inyección de plástico es un proceso bastante automatizado (ver post sobre los robots en inyección de plástico). Sin embargo, siempre queda la parte de final de línea: poner las piezas terminadas en bandejas especiales (blisters) que a su vez van dentro de cajas.

Funcionamiento del robot colaborativo en inyección de plástico

Se trata de un robot colaborativo Yaskawa HC10 montado sobre un carro.  El operario lleva el carro a la línea de producción en la cual se requiere utilizar el robot.  El robot se fija en una posición junto a la cinta por la que salen las piezas terminadas.  El robot irá tomando las piezas de la cinta y las colocará en los blisters correspondientes.  Una vez que el blister está lleno, el sistema avisará al operario para que coloque un nuevo blister.

Componentes del sistema

En el carro portátil tenemos los siguientes elementos:

  • Robot colaborativo Yaskawa HC10.  Este robot tiene una capacidad de carga de 10kg y un alcance de 1200mm
  • Dos pinzas adaptables de la marca Robotiq.  Estas pinzas tienen una gran carrera y es posible controlar su apertura y fuerza.  Esto permite tomar dieferentes modelos sin necesidad de modificar las pinzas o los dedos.
  • Sistema de visión Photoneo PhoXi 3D.  Este sistema permite identificar y localizar la pieza a manipular.
  • Sistema láser de seguridades.  Con sensores láser el sistema puede detectar si hay operarios cercanos a la zona de trabajo del robot o no.  Con base en esto, el robot trabajará a mayor velocidad si no hay nadie cerca, y reducirá su velocidad conforme se acerque una persona.  Este tipo de soluciones se explica en el post acerca del robot Stäubli en modo colaborativo.

Ventajas del sistema

La principal ventaja de este sistema es su flexibilidad.  Este sistema permite ir moviendo al robot según las necesidades de producción de la fábrica.

El sistema fue desarrollado por la empresa Sarkkis Robotics en Portugal, y contó con el apoyo de PSA (Francia), la Universidad de Aalborg (Dinamarca), la Universidad de Lund (Suecia) y la empresa Critical Manufactring (Portugal).  Es un primer proyecto en el que se intenta desarrollar soluciones para poder integrar robots de manera rápida y flexible en diferentes procesos productivos.

Robot colaborativo en inyección de plástico